Make your own free website on Tripod.com

Significado de nuestro logo

Uno de los objetivos principales de este período es lograr la verdadera Integración entre los Rotaractianos del 4840,  surgiendo la necesidad de diseñar la imagen del distrito con un logo que nos represente a todos los que formamos parte de este distrito compuesto por dos países.

Después de muchas ideas locas creímos necesario buscar un punto de partida en común, y lo encontramos en las Misiones Jesuíticas...

Misiones jesuíticas , misiones constituidas por la Compañía de Jesús, que se establecieron como un sistema de reducción indígena en una extensa área entre Paraguay, Argentina y Brasil a partir de una primera experiencia llevada a cabo en Juli (Perú) en 1576, y que concluyeron en 1767, con la expulsión de los jesuitas de los territorios españoles por Carlos III.

 Para la organización de estas misiones, que también fueron conocidas como 'reino jesuítico', se partió de la idea de que se trataba de una conquista espiritual, realizada al margen de los intereses de la encomienda, y por lo tanto en conflicto con la sociedad colonial. En 1639 se publicó la obra del padre Antonio Ruiz de Montoya, Conquista Espiritual, en la que se resumían todos los planteamientos teóricos. En 1609 se estableció la primera en San Ignacio Guasú, Paraguay, y le siguieron otras cuarenta fundaciones situadas en torno a los ríos Paraná, Uruguay y Tape que, a mediados del siglo XVIII contaban con cerca de 150.000 habitantes.

A finales del siglo XVI los jesuitas comenzaron a organizar las primeras misiones jesuíticas —llamadas reducciones—, concentraciones de indígenas para facilitar la evangelización, donde se desarrollaba una vida comunitaria muy similar a la que llevaban en sus respectivas comunidades indígenas. Gozando de una casi completa autonomía respecto a las autoridades civiles y religiosas locales, los jesuitas se convirtieron, a través de las misiones, en el poder más sólido de la época colonial. Sin embargo, la competencia de las reducciones en la venta de los productos agrícolas disgustó a los colonos y los predispuso a favor del movimiento de los comuneros, quienes se enfrentaron a las fuerzas reales, protagonizando una de las primeras luchas por la independencia del Paraguay. En 1750 el rey Fernando VI de España, por medio del Tratado de Madrid, cedió el territorio paraguayo a Portugal, provocando que los jesuitas incitaran una rebelión guaraní en contra de la transferencia. En 1767, por orden de Carlos III, fueron expulsados todos los jesuitas de la América española; poco tiempo después, las reducciones, que pasaron a ser dirigidas por grupos seculares, se desintegraron.

Inspirados en esa fortaleza que tuvieron nuestros antepasados, en ese espíritu de superación surgió la estructura del logo, las banderas representan la identidad de ambos países y el pasto la nueva vida que crece y se renueva.

No queremos dejar de agradecer al creador del mismo, Daniel Dressler, del Rotaract Club Colonias Unidas, que supo captar la esencia de nuestra mística para poder crearlo.